Estudiar Turismo: ¿Saber Servir?

“Saber servir” y “Actitud”…. Son dos conceptos clave para quien trabaja ( o aspire a hacerlo ) en el apasionante mundo del Turismo.
Dos premisas indispensables que lamentablemente no siempre se encuentran.
Y es que hay una gran diferencia entre quienes están en esto del turismo, porque “es en lo que he encontrado trabajo” o quienes trabajan en este sector porque realmente les apasiona.

Pero empezamos por el principio:

¿Qué aprenden realmente los estudiantes de Turismo?

¿Se les enseñan realmente cosas útiles? ¿Qué pesa más? ¿El nombre del centro donde se han cursado los estudios… o los conocimientos adquiridos?
¿Salen igual de preparados los estudiantes de un Grado Superior que los de una universidad?

Y la pregunta clave:

¿Cualquiera sirve para trabajar en Turismo?

A algunos les parecerán obvias las respuestas… Pero no lo son. Y hoy quiero reflexionar sobre esa espina que lleva muchos años rondándome en la cabeza como profesional del sector y que ahora que profesionalmente me dedico al Turismo como docente aún veo más evidente.

Yo estudié en uno de los centros de referencia en Turismo de mi ciudad. Hoy en día lo sigue siendo. Y siempre me he quejado de lo mismo: a mi me enseñaron mucha teoría pero muy poca practica. Y siempre pongo el mismo ejemplo: ¿un overbooking? Aprendí lo que era cuando me encontré un día a última hora de una tarde con un matrimonio inglés entrando por la puerta del hotel del centro de Barcelona en el que trabajaba y con el jefe de recepción al teléfono esperando a ver como salía de aquella…. Y ese fue mi primer overbooking.. Por no hablar mi primera experiencia con un Excel o un Word… Tuve que “autoaprender” si quería estar al día y poder realizar bien mis tareas…

¿Y hoy en día? ¿ es necesario que un alumno que esta estudiado Turismo sepa cómo limpiar una habitación? ¿ y saber coser? ¿ y a montar una decoración floral? Es necesario que un alumno sepa manejar un PMS real antes de entrar en un hotel ? Pues como antes, muchos dirán que no. Y otros , como yo, pensamos que es realmente importante. Lo mismo que saber lo que es Hootsuite o manejar un WordPress… ( ¿eso qué es? Preguntan algunos)

Ahora que contemplo del sector desde la docencia, valoro el método de enseñanza “practica” que se imparte en centros como Monlau, que hace que los alumnos estén en contacto real con el sector…y con la actualidad. Porque de poco sirve explicar lo que es un CRM o una estrategia de marketing si los alumnos no pueden experimentarlo por si mismos. Cuando se experimenta se conoce . Se puede explicar cómo se gestiona un hotel, pero si no se experimenta , si no se conoce de abajo arriba, todos sus entresijos…. La enseñanza, considero que no es completa. Solo cuando te enfrentas a la realidad aprendes. Teoría y practica son imprescindibles.

¿ Y la actitud? ¿ Y el saber servir? ¿ Se enseñan ? ¿ O se aprenden ?

Quien se decida a estudiar Turismo tiene que llevar grabado a fuego que la actitud ( positiva, servicial ) es imprescindible en este sector. No se puede atender a un cliente con desgana, con desprecio.. sin interés. Para trabajar en este sector “hay que saber servir”.. y disfrutar con ello. Si no, no merece la pena dedicar años al estudio. Porque nunca se trabajará a gusto.
Hay que estar dispuesto al sacrificio que supone trabajar los días en que los demás hacen fiesta, a vivir “al revés”, a mantener siempre la sonrisa, a estar muchas horas de pie, a tener una presencia impoluta…. Si estar ocho horas de pie detrás de una recepción provoca sopor.. mejor no perder el tiempo estudiando.

A pesar de ello, trabajar en el sector turístico es una de la experiencias laborales más gratificantes que hay: cada día es una aventura distinta, no hay tiempo para aburrirse. Y cuando consigues que un cliente se sienta a gusto, cuando te sonríe sinceramente en agradecimiento , es cuando mejor te sientes.

Recientemente estuve con mis alumnos del segundo curso de Gestión de Alojamientos Turísticos en Masia Olivera ( Subirats, Alt Penedés,Barcelona ) Allí conocieron de primera mano cómo funciona un establecimiento de Turismo Rural, descubrieron el lugar y las posibilidades del entorno y tuvieron oportunidad de charlar larga y animadamente con su propietario Raimon Olivella.
Toda una lección para ellos y para mi, que aún después de tantos años dedicada a este sector, sigo aprendiendo cada día de grandes profesionales que lo viven como el, con tanta pasión. Y me encantó escucharle decir que para trabajar en esto “Te ha de gustar el Turismo. Requiere amabilidad, poner buena cara, batalla diaria….”

Entonces… ¿se ha de aprender a ser servicial?¿ O se lleva dentro? ….
¿ Todo el mundo sirve para trabajar en Turismo?
Se abre el debate…