Conforme van pasando los años, voy acumulando experiencias y viviendo nuevas etapas ( dentro y fuera del sector ) , cada vez tengo más claro que la respuesta es un rotundo SI.

“Saber servir” y “Actitud”…. Son dos conceptos clave para quien trabaja ( o aspire a hacerlo ) en el apasionante mundo del Turismo.
Dos premisas indispensables que lamentablemente no siempre se encuentran.
Y es que hay una gran diferencia entre quienes están en esto del turismo, porque “es en lo que he encontrado trabajo” o quienes trabajan en este sector porque realmente les apasiona.

Cuando pensamos en un Hotel Balneario imaginamos un remanso de paz, agua y bienestar en el que desconectar de la vorágine diaria. Un alojamiento tranquilo, quizá rodeado de naturaleza, en el que pasar unos días de autentica regeneración física y mental, disfrutando de unos servicios en sintonía : piscina, spa, tratamientos, gastronomía saludable y habitaciones tranquilas y sin estridencias decorativas.

Hace unas horas me sorprendía que fuera Trending Topic el hashtag #HotelesSinNiños . Curiosa, porque es un tema con el que me identifico bastante, he decidido leer algunos tuits… Y me he quedado alucinada con el enfrentamiento “casi encarnizado” de los defensores y detractores de los hoteles sin niños.

 

Se nos llena la boca hablando del cliente, de hacerle “experimentar”, de venderle “sensaciones” … Pero ¿sabemos como se sienten?¿Empatizamos con ellos? ¿Nos ponemos realmente en la piel de la persona a la que le estamos vendiendo nuestros servicios?

La carta de restaurante es un elemento apto para muchos tipos de diseño: desde sencillas cartulinas plastificadas , hasta hojas dentro de carpetas, cogidas con una pinza a una madera, recubriendo ( o rellenando ) una botella… en elegantes presentaciones o en simples hojas manoseadas.

Si en nuestro hotel tenemos llaves magnéticas muy probablemente las entregaremos dentro de una tarjeta porta llaves. Mientras el huésped esté alojado con nosotros, le servirá para ubicar la llave dentro de su cartera o de su bolso…Probablemente guardará ese pequeño díptico hasta que deje el hotel.. y puede que hasta lo guarde como recuerdo del viaje.